Make your own free website on Tripod.com

MALINTERPRETANDO A RAWLS

J. Ricardo Vudoyra Nieto ®

 

Nota: Este artículo es una brevísima réplica a un artículo escrito por Gorka Etxebarría en la sección de "antiliberales" (por increíble que esto pueda sonar) de la estupenda página Liberalismo.org , donde el autor equivoca conceptos e ideas básicas del pensamiento rawlsiano, lo cual puede conducir a interpretaciones erróneas entorno a este gran autor que el pensamiento liberal ha legado.

En la sección de "Antiliberales" de Liberalismo.org, los responsables incluyen a John Rawls junto a nombres de personas tales como Noam Chomsky, Fidel Castro, Marx, etc., lo cual me parece una inexactitud gravísima. John Rawls no sólo es un gran filósofo del siglo XX, sino que también es el fundador de la teoría política LIBERAL contemporanea; es más, incluso podría ser considerado como el resucitador de toda la teoría política contemporánea misma que, hasta la publicación de su "A theory of Justice", yacía prácticamente abandonada por la academia.

Sus aportaciones son consideradas como verdaderos baluartes del liberalismo, aunque, por supuesto, no yacen libres de críticas desde las muy diversas posturas que caracterizan al pensamiento político contemporáneo. Incluso desde el propio liberalismo, es posible encontrar una heterogeneidad de posturas tal, que lleva a muchos autores a corregir la obra de este gran pensador.

En su artículo, Gorka Etxebarría, califica a John Rawls como un "gurú de la izquierda", quizá esto no sea del todo equivocado, aunque sí resulta extremadamente inexacto, puesto que el pensamiento de John Rawls en lo único que se asemeja a posturas de izquierda decimonónicas como las de Marx, es en lo mismo que CUALQUIER LIBERAL comparte con ellas: La universalidad del camino surgido desde la ilustración.

El que ha sido llamado "principio de diferencia" rawlsiano (aquel que dice que las únicas desigualdades que serían justificables en las instituciones básicas de la sociedad son aquellas que beneficien a los menos aventajados de la democracia LIBERAL), es tratado por Etxebarría como un argumento socialista opresivo de la individualidad y el pluralismo agudo de la sociedad. Sin embargo, dicha sugerencia (bastante explícita, por cierto) de Etxebarría, resulta extremadamente sorprendente, puesto que es la resultante de una omisión del resto de la explicación rawlsiana en ese sentido, me refiero al ordenamiento jerárquico de los principios de justicia que no significa sino que dichas políticas de justicia distributiva sólo pueden ser aplicables cuando hay plena IGUALDAD en el reparto de esquemas de libertades para todos los miembros de la sociedad independientemente de la doctrina comprehensiva a la cual se adscriban, así como el requisito de que cargos y beneficios estén abiertos para todos; es decir, que exista plena IGUALDAD DE OPORTUNIDADES. Digo que es sorprendente, porque es algo que cualquier estudioso superficial de Rawls debiera saber, y que nos lleva a la conclusión de que si esas condiciones están dadas por las instituciones básicas de la sociedad, las desigualdades provenientes exclusivamente de la "lotería de la vida", son las únicas que merecen ser resarcidas. Por supuesto, esto no conduce de ninguna manera a que individuos abusen de la justicia distributiva, puesto que con IGUALDAD DE OPORTUNIDADES, la responsabilidad individual tiene plena cabida, y los "free riders" quedan descartados.

Ahora bien, en cuanto a la crítica del contrato social, Etxebarría parece haber dejado fuera el hecho de que ES UN CONTRATO HIPOTÉTICO, igual que el de Locke, autor sobre cuya teoría Robert Nozick (el autor más abucheado y vitupereado y arrepentido de la teoría política contemporánea) construye buena parte de sus reflexiones. Por supuesto, la crítica al velo de ignorancia es válida, muchos autores la han hecho y, por ejemplo, Brian Barry en "Justice as Impartiality" la soluciona gracias a la teoría ética de Thomas M. Scanlon. Sin embargo, la crítica que se hace al velo de ignorancia de Rawls es precisamente su rigidez, mientras que Etxebarría critica ¡precisamente lo contrario!, según él, de unas condiciones rígidas dadas, como las que sugiere Rawls, ¡puede surgir otro equilibrio diferente al maxi-min! Discúlpenme, pero esto muestra un terriblemente mal conocimiento de la teoría de la justicia de Rawls, que, dicho sea de paso, en su título en inglés demuestra el sentir pluralista plenamente liberal del propio autor: "A theory of justice" (UNA teoría de la justicia, no La teoría de la justicia).

En fin, no quisiera alargarme mucho más, baste decir que el artículo en cuestión está plagado de otros muchos errores graves, tales como considerar a Rawls como un "socialista de mercado" gracias a una cita sacada de su contexto, presumo porque fue tomada de la lectura de otro autor y no del propio Rawls. Es por esto que Etxebarría hace parecer a Rawls como un marxista analítico, aunque nada hay más alejado de la verdad. ¡Rawls es un liberal! Es más, gran parte de la discusión filosófica de los años ochenta se llevó en esta dirección: comunitaristas vs. liberales, Walzer vs. Rawls. Es increible lo errada que esta la interpretación que presenta Etxebarría, casi como si fuera de oidas y no hubiera una lectura medianamente seria detrás de sus imputaciones.

Por supuesto, lo más ofensivo del artículo en cuestión, es considerar que Rawls ¡vuelve al contractualismo de Rousseau! Eso es francamente demasiado. La teoría de Rawls, como una francamente pluralista, se basa en el reconocimiento de que distintas doctrinas comprehensivas tienen que convivir en la sociedad, y para ello hacen falta reglas mínimas, mismas que, para no dejar a un lado la sugerencia de Etxebarría de no olvidar el "realismo", pueden ser, por ejemplo, los derechos humanos.  ¿Ahora resulta que los derechos humanos significan el sometimiento de los individuos a la voluntad general? ¿Son estas condiciones mínimas la opresión de la doctrina comprehensiva del propio Rawls sobre las de los demás? Que me perdone Etxebarría si me doblo de risa. Este no es un autor liberal, ¡es un comunitarista!, es más, debe ser un talibán pidiendo a occidente que deje en paz la justicia islámica, porque en ella no caben los derechos del hombre y otras formas de imperialismo del demonio en occidente.

Baste decir que (salvo por lo de Rawls) la página donde el artículo de Gorka Etxebarría se puede encontrar es una buena fuende de información sobre el pensamiento liberal..


volver_md_wht.gif (5904 bytes) Volver a la página principal | Volver a la sección de filosofía