Make your own free website on Tripod.com

PENSAMIENTO ESCÉPTICO

Y FALACIAS LÓGICAS (SEGUNDA PARTE)

Sergio García Guzmán ®

 

“Como las cosas no son tal cual se presentan, debemos examinarlas

para limpiarlas de toda confusión, y no creer en su engañosa vanidad”.

- Marco Aurelio (Máximas)

 

Las falacias pueden usarse no sólo para lanzar ataques personales contra un adversario, como en el caso del las falacias ad-hóminem, sino también como forma de defensa.

2)      Falacias de distracción

El mecanismo de este segundo tipo de falacias es simple: se alega algo que no tiene relación directa con el tema que se discute, para distraer la atención y llevar la discusión a otro campo.

a)      Primera variante: “Consecuencias adversas”

Este tipo de falacia es muy simple: se trata de crear miedo o “apanicar”, presentando las consecuencias adversas que se podrían presentar, para con ello “convencer”. Las “consecuencias adversas” nunca son demostradas, simplemente se les menciona para asustar. 

·         El ejemplo perfecto, una noticia del 27 de agosto del 2001: “Las autoridades y el Congreso mexicanos deben acelerar la reforma fiscal que aporte a la empresa Petróleos Mexicanos los recursos necesarios para evitar su colapso a medio plazo, afirmó hoy su director, Raúl Muñoz Leos”… amenaza con el desastre si no hay reforma fiscal. No explora otras opciones, simplemente amenaza con el caos… 

b) Segunda variante: “Victimización” 

Aquí se trata de despertar compasión, respeto, misericordia, etcétera (cualquier emoción) para impresionar a los demás. Es la inversa de una falacia ad-hóminem: se trata de involucrar a la persona que emite el argumento. Es uno de las falacias favoritas de los políticos, para manipular. 

·         Rosario Robles es acusada de aprovechar su puesto público para pagar de más a una empresa de publicidad y así prepararse para impulsar su carrera política. Alega que sus acusadores son “unos misóginos y machistas” y que la atacan “por ser mujer”… pero no habla de los gastos en publicidad. 

·         Otra de sus defensas: “están contra mí porque defiendo a los pobres del neoliberalismo y la explotación”… pero sigue sin explicar el asunto de la publicidad. 

·         Raúl Salinas es apresado, sospechoso de estar involucrado en narcotráfico, lavado de dinero, corrupción y un asesinato. Se defiende diciendo que es “un preso político” y un “chivo expiatorio”… pero nada dice de las pruebas en su contra. 

·         Cuando se le pregunta de dónde salieron los millones de dólares que tiene en Suiza, alega que “es dinero para invertir en México y crear empleos”… pero sigue sin explicar el origen del dinero.  

c) Tercera variante: “Populismo” 

La falacia consiste en desechar un argumento, simplemente porque no le gustaría a la mayoría. O decidir algo, no con razones, sino atendiendo a la popularidad. 

·         Andrés Manuel López Obrador es el ejemplo más claro. Todas las decisiones impopulares se eluden, escudándose en plebiscitos: aumento el precio del metro, horario de verano, marchas y bloqueos, seguro de automóviles, etc… pero nadie recuerda que quien debe decidir es el gobernante, porque para eso se votó por él. 

·         Además, tomemos en cuenta que los plebiscitos son efectivos en países con alto nivel educativo (léase europeos), donde la población está bien informada, lee constantemente y sabe … Como decía Ikram Antaki: “no me digas qué opinas, dime qué sabes”… por lo tanto, pedir la opinión de gente no informada es un mero truco para no hacer nada… 

d) Cuarta variante: “Señalar a otras personas”.  

El objetivo es hablar de otras personas y demostrar que ellas hacen lo mismo que nosotros, y sin embargo no son señaladas. En la fraseología nacional: “al fin que todos lo hacen”. En términos bíblicos: “fijarse en la paja del ojo ajeno y no en la viga del propio”. 

·         Rosario Robles se defiende preguntando a los periodistas: “¿por qué no dicen nada del presidente Fox? Él gasta mucho más dinero en publicidad que yo”… pero sigue sin hablar de los gastos. 

e) Quinta variante: “Ocultar información”. 

El método es defender una postura, pero sin mencionar todos los elementos, “olvidando” cierta información comprometedora. 

·         Oscar Espinoza Villareal es extraditado a México por el gobierno de Nicaragua. Inmediatamente declara: “yo aceleré mi extradición, ya no quise apelar la decisión judicial, quería estar aquí para enfrentar a la justicia y demostrar mi inocencia”… pero, ¿por qué se escapó del país? Eso contradice su declaración. Olvida la parte “incómoda” y oculta información. 

f) Sexta variante: “Dogma o argumento de fe”. 

·         El argumento favorito de los papás que no saben lo suficiente para responder las preguntas de los niños, o que no quieren hacerlo: “eres muy pequeño para entender” / “cuando crezcas entenderás” / “no lo entenderías”. En el fondo, siempre se trata de lo mismo: considerar al interlocutor como una persona incapaz de razonar. 

·         Monseñor Salazar, postulador de la causa de Juan Diego, explica muy sucintamente por qué se canonizará a Juan Diego, a pesar de todos los argumentos científicos en contra: “(porque) El Vaticano ya dio su fallo positivo”… así de fácil. 

g) Séptima variante: “Argumento de autoridad”  

La idea es argumentar algo desde una posición de “experto” o “autoridad” (o colocarse a la sombra de éste).  El “experto” puede serlo o no. Incluso puede que tenga “autoridad” en otro campo. Lo que se olvida es que el prestigio en un campo no se pasa automáticamente a otro. Y que los “expertos” son humanos y pueden equivocarse. 

·         Noticia del 28 de agosto del 2001: “El laureado escritor mexicano Carlos Fuentes calificó este martes en Guatemala al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, de ser un "ignorante energúmeno" y se pronunció a favor de un régimen democrático en Cuba, donde reconoció que la agresión estadounidense ha fortalecido al régimen de Fidel Castro”… aparte del argumento ad-hóminem (que ya conocemos, al tachar a Bush de “ignorante energúmeno”), un escritor de novelas (calificado de “laureado”, para que se note que es intelectual) habla con gran ligereza de política internacional. 

h) Octava variante: “Argumento cronológico” o “respeto a la tradición”.  

Se alega que algo es muy antiguo y que eso lo hace verdadero automáticamente. Lo cual es falso, desde luego. 

·         Cuando se plantea el tema de la reelección en México, los columnistas políticos se escandalizan y rápidamente recuerdan los dos casos más tristes de la historia: Porfirio Díaz (que fue presidente más de 30 años) y Álvaro Obregón (que fue asesinado tras su reelección), con lo cual concluyen rápidamente diciendo que la historia demuestra que la reelección no es viable en México… pero nunca presentan argumentos, sino meras anécdotas históricas (por ejemplo, podrían hablar de la debilidad de las instituciones democráticas). 

·         El gobierno de Estados Unidos ha admitido públicamente que tuvo indicios, antes de los atentados de septiembre del 2001, de que algo preparaban los terroristas de Al-Qaeda. Tomaron muchas precauciones en sus embajadas y consulados en el extranjero, pero hicieron muy poco en suelo estadounidense. ¿Por qué? Porque cayeron en la falacia de “Argumento cronológico”. Razonaron que si nunca antes habían sido atacados en su propio territorio, no lo serían esta vez… pero se equivocaron. 

i) Novena variante: “Somos especiales”.  

Se presenta a una comunidad (incluso a un país) como “muy especial”, de tal modo que ninguna experiencia previa es válida para ese grupo, a veces ni la ley es aplicable. Es pariente cercano de la falacia tipo “Argumento de fe”. 

·         Cuando las encuestas preelectorales no los favorecen, los perredistas argumentan, con ligeras variaciones: “En México no son válidas las encuestas preelectorales, porque somos muy especiales y no le decimos la verdad a un entrevistador”… pero nunca explican por qué sí son válidas en otros países (o por qué sí fueron válidas cuando pronosticaron triunfos de ellos). 

·         Los habitantes de un pueblo de Tlalpan atrapan a un presunto ladrón y lo golpean hasta matarlo. Andrés Manuel López Obrador declara sencillamente: “Con las costumbres del pueblo, más vale no meterse”… pero no dice nada del asesinato, evadiendo su responsabilidad con la idea de que somos tan especiales, que las costumbres del pueblo están por encima de la ley. 

·         Desde luego, el asunto de los impuestos para los escritores y otros creadores. Algunos escritores se niegan a pagar impuestos argumentando que sus obras, editoriales, ideas, etc., son tan importantes para el buen camino de la república que ellos deben estar exentos de impuestos. Como dice Homero Aridjis: “no somos albañiles”. Traducción: “Somos una casta aparte”. 

j) Décima variante: "Critican, pero no aportan soluciones" 

Este argumento sería válido si el que cuestiona algo tuviera la obligación de aportar soluciones. Pero no siempre es así, y en ese caso estamos frente a otra falacia de distracción. 

·         Un grupo de barzonistas protesta por el Fobaproa y pide que no se usen impuestos para pagar el rescate bancario. Los  panistas (y priístas) los acusan de "criticar, pero no aportar ideas de cómo resolver la crisis bancaria"... pero los barzonistas no tienen por qué ser expertos en economía y política para sugerir soluciones… para eso están los funcionarios públicos.

 

Es cuanto.


volver_md_wht.gif (5904 bytes) Volver a la página principal | Volver a la sección de filosofía