Make your own free website on Tripod.com

EL TRIUNFO DE LA CIENCIA

Nicolas Marini ®

Vamos a desmentir al filosofo alemán Walter Benjamin: el progreso no es necesariamente pernicioso para la raza humana si se lo acompaña  de cierto consenso ético. Parecida desconfianza encontramos en uno de los iconos de la literatura latinoamericana: Ernesto Sábato.

        Sábato, desilusionado por la aplicación hecha a la escisión del átomo de uranio (proyecto en el cual él también formó parte), despotrica frecuentemente en contra de la ciencia y la técnica, proponiendo una regresión al paradigma ideado por Tomas de Aquino.

          El escritor argentino mantiene, al igual que el filósofo napolitano, que toda razón debe emanar de lo Divino. La receta sabría a conveniente si no fuera por ser la misma que se utilizaba en las centurias donde el Hombre se autonegaba intelectualmente dándole las riendas de su destino a los monarcas que ejercían la autoridad divina en la Tierra. En efecto, Sábato propone una feudalización intelectual y cognitiva de la Humanidad.

          El siglo XX tuvo connotaciones tan maravillosas como atroces. Mas de una centena de millones de muertos (entre las dos Guerras Mundiales y las purgas stalinistas y chinas ) fue la consecuencia de haber roto el cordón umbilical con lo Supraterrenal. Al busca su lugar en el Universo, la Humanidad practicaba la aniquilación de una forma racional y metódica.

          El siglo entrante consolidará nuestra madurez como Raza, por el impulso que dará el gigantesco avance de la Ciencia. Por cierto que la Humanidad está por dar un salto inconmesurable en lo que respecta al control de la Naturaleza y de enseñorearnos sobre el átomo, el gen y los fenómenos cuánticos, mucho de lo que hoy discutimos quedara relegado a lo pre-historico.

          ¿Cual será entonces el rol de la Religión en este brave new world? Para la Religión, la praxis retórica siempre será mas fácil que para la Ciencia, ya que no depende de ningún método sistemático de observación sino de le Fe, que necesita de poco contrapeso racional o de lo contrario pierde instrumentalidad. Un axioma básico de toda retórica teológica es el siguiente: '' Todo postulado es compatibilizable con y a otro postulado ''.

         El axioma es utilizable de la siguiente manera. Vamos a suponer que la inmortalidad es obtenible mediante ensamblaje celular o cualquier otra variante científica (sobre el tema es recomendable Engines of Creation, libro del Dr. Eric Dexler). Trasladar este éxito a la esfera religiosa no seria muy difícil para un clérigo. Bastaría reunir a los feligreses y citarles a Isaías para convencernos de la '' celestialidad '' del hallazgo y de la anticipación de Dios a estas misceláneas empíricas.

          Un segundo ejemplo de como opera este axioma concierne al nunca agotable tema del Apocalipsis. Oteando La Repubblica (Roma ) del 23/4/1998 me enteré de la orden papal de no especular sobre la fecha del fin de mundo, quizá por la proximidad al año 2000 y la presunción de que lo recibiríamos beodos y no dando esbozando nuestra defensa en el Juicio Final.

          Sin embargo, Su Santidad no derogaba la idea del apocalisse y una líneas mas abajo del artículo me entere del porqué. En la misma pagina donde se anunciaba la bula papal aparecía una entrevista a la astrofísica Margherita Hack la cual anunciaba urbi et orbi que la Tierra seria deglutida por el sol dentro de unos 5 billones de años y, por efecto de expansión al infinito, unas decenas de billones de años después también le llegaría el final al Universo.

          Pero a pesar de esta pugna intelectual entre mitos y logos, es difícil que desaparezca Dios como actor espiritual. El Universo es infinito y sin tan solo fuera para mitigar esa desproporción entre lo Humano y lo Astral, el Hombre seguirá , quizá indefinidamente, buscando una explicación a lo Inexplicabe en lo Inexplicable.

        Sin embargo, a diferencia de épocas pasadas, posiblemente quien elija refugiarse en lo Teístico querrá no perder pisada con un mundo cada vez mas superbiónico. Es por eso que ciertas religiones deberán explicarse en ese contexto o correrán el riesgo de perder credibilidad por ese desfasaje con lo superbiónico.

        Otras religiones se relegaran definitivamente a lo ceremonial y su existencia no peligra de la misma forma que las primeras porque tienen una visión mas panteísta, menos trascendentalista de Dios. Pero a diferencia de ellas ( y en detrimento del que busque en Dios la Omnipotencia) podrían reducirse al Ateismo, ya que lo poco que hoy delegan a lo Celestial seria definitivamente debatible en términos materiales.

        Es indudable que las próximas revoluciones científicas jaquearan el poder que la Fe tiene sobre nuestra visión del mundo. Si conseguimos la abundancia y la inmortalidad, la Humanidad verá a la existencia como un fenómeno estrictamente material, necesitado de espiritualidad, pero no circunscrito a ella.


volver_md_wht.gif (5904 bytes) Volver a la página principal | Volver a la sección de Sociedad